Mermelada de higos

Me vuelven loca tanto los higos como el olor de las higueras. Recuerdo de niña despertarme temprano en septiembre para subir a las ramas de la higuera y buscar los higos maduros, comerlos a la temperatura del amanecer era una delicia. Son dulces como pocas frutas, tanto que teníamos que disputárselos a las avispas. Humildes, porque ves higueras salvajes en cualquier sitio, creciendo sin ayuda ni amparo de nadie.
La receta, de temporada de verdad,  es muy sencilla y acompaña perfectamente una tostada con aceite y queso de cabra, que de por sí ya constituye casi una comida completa.
Descargar receta escrita[youtube http://www.youtube.com/watch?v=nuWF3j_X78I&w=570&h=418]