Crema de espinacas con huevos pochés

Madre, como una madre más del mundo, repetía las comidas de los domingos como una deliciosa rutina, parecida a la de los cuentos de antes de dormir, siempre los mismos, contados de idéntica manera, guardando perfecta simetría de intensidad, emoción y miedo.
Disfrutamos de la carne de los domingos una buena temporada; luego de los frijoles negros en forma de moros y cristianos; las espinacas a la crema o la crema de espinacas con huevos poché santificaron las fiestas, hasta que la desagradecida clientela de su numerosa familia se aburrió y hubo que cambiar el menú dominical.
Visto desde la distancia, qué paciencia tenía, porque ella calculaba el tiempo, no sé cómo y tampoco sé de qué manera quitaba la cáscara a los huevos, cosa dificilísima, luego no se quedaban duros, sino que la yema se abría, amarilla-anaranjada, al tenedor, milagro del que nunca fuimos conscientes.
Las madres tienen un dispositivo, lamentablemente de efecto retardado, que las hace perfectas en numerosísimas ocasiones que nunca habíamos reparado antes.
Algunos días me pica más fuerte el bicho de la nostalgia, no sé que antihistamínicos tomaré para curarme de la de hoy, que me ha agarrado fuerte.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=N6esx2Cn8AE&w=420&h=315]Videoblog de recetas

28 thoughts on “Crema de espinacas con huevos pochés

  1. Pues que rico, y con que colorcito tan lindo queda. Me gusta ya sin llevarlo a gratinar, fijate.Como siempre una receta estupenda y explicada con todo detalle.un besin, maja 🙂

  2. Para la nostalgia no hay medicina que valga. Cuando nos pica el bicho (como tú dices) hay que sonreir y tirar pa’lante. La vida no sería igual si no tuviesemos esos momentos “lembranza” como yo los llamo.un biquiño

  3. Delantal, tienes razon, en la lejania del tiempo, se recuerdan las cosas con mucho mas sentido y sentimiento, yo recuerdo ahora cosas de mi madre, que estando ella viva, nos pasaba desapercibidas, es asi, debe ser la morriña que dicen los gallegos. Bueno esa crema con huevos poche, insuperable, no tardare en hacerla, y ¿dime, las bolsas son normales, o esecial para el calor? un beso guapa

  4. No tomes nada. Deja que fluyan. Los recuerdos tiernos, a la postre, dejan buen regusto.Los tiempos y el número de repeticiones de una receta son un problema para los cocineros online como nosotros, Delantal. Aquí no repites nunca, cada semana diferente y claro, no nos da tiempo a perfeccionar y estamos siempre en la cuerda floja, sin la seguridad que te da repetir una y otra vez. Un abrazo

  5. Gracias Meritxell,Merchi, estoy contigo, se puede tomar sin problemas tan cual, sin emmental, ni otro queso cualquiera.Pilar, así es, raro sería si no nos pica, yo lo digo en casa porque me riñen mucho cuando me pica, qué menos, digo yo.Mamen, puse el huevo roto para que se vea que también salen mal las cosas, pero en realidad lo de la bolsita es un buen invento. Sirven esas que se venden en los súper para bocadillos enrrolladas, que yo también uso para congelar bollos, son normales, en ningún sitio dice que pueden hervir, pero hierven estupendamente.Jaosemari, cierto, los dejo fluir, pero en casa le pondría mordaza.Después de hacer esta receta(hace ya un mes) la he vuelto a repetir porque les ha gustado mucho y ya tengo más soltura, pero mís niñas dijeron que se viera que no siempre salen bien las cosas, que hay muchos descartes hasta que quedan bien. Por cierto que el sumiller está deseando hacer su post de sus cosas, igual se lo subo a mitad de semana.

  6. Hace poquito, en un curso de cocina que hice y que me gustó mucho, me enseñaron a hacer los huevos poché. Lo cierto es que nunca se me ocurren recetas donde ponerlos y con la tuya me acabo de inspirar…voy a hacer huevos pochés!Una pinta increible tu plato y lo de la nostalgia…yo siento a veces mucha, de mi madre sobretodo que está lejos, en Málaga y de su cocina. Recuerdo perfectamente sus platos, a pesar de que no es una gran cocinera…ai delantal! qué me he puesto nostálgica yo también.Buen fin de semana! Saludos!

  7. Madre mia madre mia madre mia, me dejas sin palabras con lo de las bolsitas y los huevos.Lo de la nostalgia de la madre todavia no e esperimentado porque la tengo muy cerca de míBESOS

  8. Esas espinacas están estupendas. Y lo de los huevos poché lo tengo que probar.Deja fluir tus recuerdos. Yo llevo semanas dándole vueltas a recetas de mi abuela que mi madre me está refrescando. Estoy deseando hacer (la postearé) unos boladillos espolvoreados con azúcar hechos con las patatas del cocido que me acuerdo que mi abuela los hacía de divinos… Seguro que a mí no me salen tan bien.Saludos desde Córdoba

  9. Ufff, casi na lo del ojo y lo llevaba en la mano…..Pero se llamaba bechamel con espinacas, o al menos yo la conocia asi.Por cierto, me podrias publicar en tu web, que ya voy a subir mi primera receta, algo sencillito, como uno de los blogs que sigues 😉

  10. Marta ¿cómo aprendiste tú a hacer los huevos? porque a mí se me ocurrió de esta forma, lo de mi madre era muy difícil.Vanesuky, tú si que eres rica¡😀Gloria, muchas gracias otra vez, me hace mucha ilusión.Salmorejo, eso que cuentas de las receta de tu abuela tiene pinta de un rescate de los buenos. Espero receta.Mariampa, muchas gracias por tus ánimos.Manuel ¿tú crees? y ¿no desgasta lo suyo? en casa me riñen un poco.Gato, díme qué debo publicarte, cómo y dónde.

  11. ¿Que te ha picado el bicho? ¡Aggggg! Creí que lo habías triturado… jejejeEs broma, los huevos así preparados me gustan, la crema tiene además de buena pinta un bonito color.Besitos 😉

  12. Delan…me he enamorado de esta receta. Y para la nostalgia recibe un abrazo caluroso de esta Teresa Panza, -imagíname así, con grandes pechos y brazos regordetes y oliendo a fritanga de torreznos-¿te reconforta?Es que si te digo que tengo 4 carnes mal puestas no se yo si ese abrazo te parecería poca cosa…

  13. Margarita, me coge débil el bicho con las medicinas que tomo, por eso se ceba, pero le echo humor a la cosa y todo pasa, el sumiller no me deja, me toma el pelo y terminamos riéndonos.Su, los abrazos de “las canijillas” me gustan también, que a tí la comida no te para en el cuerpo porque tu eres de las que no dejas de moverte ni un minuto. Me reconforta siempre todo el afecto del bueno. Un beso

  14. Delantal la crema de espinacas con los huevos se ve buenísima, pero con el ingrediente de la nostalga, cobra una importancia especial. Creo que la nostalgia es siempre síntoma de recuerdos vividos en felicidad, ya que si los recuerdos fueran amargos, no estarían acompañados de este sentimiento. El recordar y revivir momentos felices, es una forma de que esos instantes no desaparezcan del todo.Te felicito una vez más, tanto por el rico plato, como por los recuerdos con lo acompañan.Un abrazo.

  15. Delantal, yo los huevos los hago como tú. Los pongo dentro de un trozo de film, les hago un nudo y al agua! Supongo que no deben haber muchas técnicas para esto.Saludos!

  16. Martuki, muchas gracias, eres una exagerada.Pedro, lo de la yema líquida es un verdadero milagro si gratinas, hay que hacerlo pocos minutos.Marta, buena idea lo del papel film, mucho más barato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *