Vista a la hacienda «El limonar»

Pues aquí esstá el vídeo prometido de la visita de Slow Food SevillaySur, sólo la primera parte que es la que corresponde a la visita a la finca «El limonar» propiedad de Paco Díaz Pineda, un apasionado de la naturaleza, un hombre interesado por todo, con una cultura agrícola y humana que en muy pocas ociasiones he podido disfrutar.
Paco se formó en Francia e Inglaterra, de ahí que sus primeros pasos se desarrrollaran en el campo de la hostelería, desde el que pasó a una gran empresa agraria como intérprete. El resto de tu siempo lo guarda celosamente para la tierra, para la experimentación y la puesta en marcha de sus proyectos.
Cultiva en «caballones» lombrices americanas que hacen humus natural.
La segunda parte del vídeo la pondré próximamente, es la visita a la finca «El Garrotal» de Tatiana García y Karin Resenberg, en donde, además de ver huertos de verdad ecológicos, pudimos degutar unos platos maravillosos.

11 thoughts on “Vista a la hacienda «El limonar»

  1. Luz, hola guapa,
    Me ha parecido muy interesante la historia de Paco y El Limonar, he disfrutado mucho con el vídeo menos el ratillo de las lombrices, jeje!
    ¡Gracias por compartirlo! Espero entusiasmada la segunda parte 😉
    Besos,
    Marina

  2. Le enseñaré a Aitor la ingeniería de la caña para el soporte de tomates. Muy interesante. No me ha quedado claro como se consiguen millones de lombrices. Quizás en otro capítulo.

    ¿Vas a hacer huerto ecológico en la terraza?

  3. Pues en su origen compró unos huevos que puso bajo los caballones de compost, y así se multiplicaron, creciendo sin depredadores, tales como las gallinas.Si tu cuñado hace compost le vendrían muy bien las lombrices. Le puedo poner en contacto con Paco.
    El siguiente capítulo va de comida y de cómo las flores se pueden integrar en ellas.

  4. Interesantisimo reportaje Luz. Yo tenía un amigo que se dedicó durante unos años a la cría de lombriz roja de Californa, que era según él, la mejor para producir humus de lombriz. Además como son muy resistentes, las vendía como cebo para la pesca.
    un biquiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *