Choque de culturas

La sensación de liviandad, de fragilidad inútil o de superficialidad me asalta con frecuencia. Pienso que paso de puntillas sobre cosas y personas, ciudades, países, libros, conversaciones…

No es sólo que todo va deprisa sino que además procede de lejos, de lugares que no sabemos ni imaginar. El tiempo y la distancia han sido los factores que más han cambiado en estos últimos cien años gracias a la tecnología de la comunicación y a mí me afecta con un estado constante de estupefacción rayano en la catatonia. Todo es demasiado.
Y esta introducción tan petarda y pedante viene a cuento de que tengo la cámara estropeada y no puedo grabar lo que guiso (que guiso). Así que voy a citar dos libros que abordan los cambios, el desarraigo, el choque de culturas y esta sensación de no entender nada que, ya digo, también a mí me asalta, cada vez con más frecuencia. Será que me hago mayor, más mayor.
«Propios y extraños» de Anne Tyler, es una lectura corta, grata, que nos hace comprender las dificultades de comunicación, afectadas hoy por la globalización incluso en las relaciones personales. Después de leerlo me han quedado enormes ganas de aprender a hacer Baklava.
La otra en «La nieta del señor Linh» de Philippe Claudel, emociona y conmociona (puede que a mí especialmente por mi propia historia).
De regalo musiquita de uno de mis cantantes favoritos con una de mis versiones favoritas de la mítica Judy Garland.
http://stat.radioblogclub.com/radio.blog/skins/mini/player.swf

6 thoughts on “Choque de culturas

  1. Lo es, la misma mismísima. Esta mujer sabe de las trampas y los cortocircuitos de las relaciones entre parejas,familias o amigos. Se desenvuelve ahí perfectamente.Me recordó el libro el té de tu emperatriz Palhevi.

  2. Pasar de puntillas por las cosas. También ahí hay conocimiento, pienso yo. Nuevas relaciones entre conceptos distantes, tejidas no en la placidez de un sillón y una lectura sino en la vorágine de la información y su ordenación por el cerebro. Viajando en coche no tengo tiempo de observar las tagarninas, pero pincho en google y listo.Lo de hacernos mayores….inevitable…pero se puede llevar decentemente.Arregla pronto la cámara que echamos de menos ver los usos del pimentón de la vera

  3. Manuel, Gracias por tu confianza, es una lectura sencilla, pero muy placentera, yo diría que son unas croquetas bien hechas.XXXIII, no había reparado en la simetría de tu nick. Gracias, me voy a dar una largo paseo en bici por esta mañana deslumbrante que nos regala hoy la ciudad, comeré fuera y voy a visitar una pequeña tienda de libros que me tiene fascinada. Igual la tarde la dedico a guisar…con la cámara ya arreglada.Josemari, qué comentario tan encantador. Es cierto que cuando todo va demasiado deprisa sé frenar en la cocina. Ayer por la tarde me salieron los croissants como nunca, muy crujientes por fuera y perfectamente esponjosos por dentro. Es mi manera de intentar frenar el tiempo (me estoy haciendo polvo las manos a base de trabajar la levadura).Intentaré grabar la crema de setas esta noche, a ver qué tal sale (no sé si hacerla con la thermomix)

Responder a delantal Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *