Galletas María artesanas

De niños, mis hermanos pequeños y yo, hacíamos concursos para ver a quién le cabían más galletas maría en la boca, pero a condición de que se pudieran cerrar las fauces y masticar, no valía la fotofija de muestra con tropetecientas de ellas en la boca; si no te las podías comer de esa tacada no valía el récord.
Se trataba de las María Fontaneda. Era una prueba complicada, incluso arriesgada, porque con frecuencia, al respirar, algunas mijitas se subían a la nariz y nos daban un disgusto. De lo que podemos deducir que en casa éramos unos brutos y unos hambrientos, capaces de cualquier majadería con la comida.
Se imponían modas galleteriles, por temporada eran las de Fontaneda, luego dio una racha por las Campurrianas y, sobre todas ellas, triunfaban las “Mayuca” de Reglero. A mí me encantaba ponerlas blanditas en la leche y peligrar el bocado a punto de caerse en el vaso. Mi hermano Jesús, que fue siempre el campeón absoluto en esta asombrosa competición (boca de tiburón, tenía por malnombre), untaba las María con foie gras, y mojaba las patatas fritas en la leche, se preparaba tostadas con aceite dietético y encima ponía dos dedos de nata, de esa nata que tenía la buena leche de vaca cuando se hervía, consistente y amarilla.
Las mejores galletas las hacía mi madre con la máquina de picar carne. Algunas veces cuando veo esas picadoras, que se han puesto de moda otra vez, me acuerdo y me entran ganas de comprarla.
Pero me voy a conformar con estas galletas María, tan ricas, verdaderamente estupendas.
Por cierto, que la impresión para decorar debe hacerse inmediatamente que se sacan del horno, antes de que se pongan duras. Yo no tengo moldes de impresión, pero creo que me voy a hacer uno que tenga un gato, porque es a mi Nico al que más le gustan estas galletas.

Videoblog de recetas

23 thoughts on “Galletas María artesanas

  1. En mi casa siempre hemos sido muy galleteros, recuerdo que nos iba cualquier clase de galleta, pero las Fontaneda eran las que más se consumían. Mi madre nos traìa también las Campurrianas o los Churruscos y entonces si, menuda fiesta, como tú dices, en plan muertos de hambre y a ver quien come más jajajajaja.
    Las tuyas han quedado estupendas,la verdad, no sabìa que resultaban tan fáciles de hacer.
    !Ya me has metido gana de un cola cao con galletas, Luz!! jajajaja.

    Biquiños desde Galicia :

    Buen fin de semana.

  2. Mi hermano también le ponia foigras y las mojaba en el colacao, bueno Nesquik (eramos de nesquik jajaj), también les untabamos mantequilla y cuando poniamos la otra galleta encima apretabamos, tenía que salir la mantequilla por los agujeritos jajaja, ayyy qué recuerdos me has traido Luz. Y ahora me he casado con un galletero, le gusta a veces cenar leche con galletas, igual se las hago. Gracias.

  3. No recuerdo nunca a mi madre haciendo galletas. La cocina no era de su agrado. Menos mal que mi padre era aficionado a los fogones, pero sin embargo,nunca hacía galletas.
    Ahora bien, las María Fontaneda con cantidades industriales de mantequilla las recuerdo como si fuese ayer.
    Me voy a copiar tu receta, pues estoy segura de que a mi ahijado le van a encantar.
    biquiños

  4. tengo que probarlas a ver si están más o menos como las originales, mira que es difícl ahora comprar un paquete pequeño como los de antes ¿Es que ya no los hacen? A veces quiero comprar, pero solo encuentro cajas enormes.
    Un besico.

  5. Ese gato sabe mucho de buena cocina casera. Va a su aire pero tu comida le interesa, y mucho.

    Nos podrían etiquetar como generación Fontaneda perfectamente. Ahora, a los 50, las añoramos….jajaja.

    Deben estar muy ricas después de ese punto pomada tan impresionante que has hecho.

  6. Merchi, hay mucha historia tras las meriendas de galletas, y un aroma que lo evoca todo.

    Ana Mª yo también soy de Nesquick, jajajjaja, creo que somos pocos, o que no nos atrevemos a decirlo, porque los del Colacao son muy militantes.

    Mila, pues pornto voy a poner un bizcocho a ver si te gusta

  7. Angeles, una galletita por la mañana no le hace daño a nadie.

    Mar, son muy sencillas, aunque si les hiciera impresión de marca…mejor.

    IDania, yo también, como tus hijos, me encantan. Gracias a tí.

    Pilar, qué encanto tu padre enseñándote ese arte que tienes con los fogones. Lo de la mantequilla es una imagen clásica donde las haya.

    Sonia, yo creo que con un par de horas o tres, que estén congeladas para poder cortarlas bien.

    Lolah, creo que se les podría poner un poco de vainilla, para que se parecieran más a las originales, pero eso va en gustos.

    Reme, tengo que probar de hacer las que tienen una capita de chocolate por encima, como las Digestive.

    Josemari, el gato es un gourmet, el sinvergüenza. Le gusta el solomillo de ternera, al punto, el brioche, el foie y…el jamón cocido de campofrío, los otros no. Jajjajaja para hacer con él una campaña.

  8. Meritxlell, gracias a tí. Qué preciosidad de mascota tienes, es guapo/guapa de verdad.

    Marisa, estas les das forma después con la mano y quedan bien. Con un molde también quedarían bien, creo yo, pero no tengo molde del tamaño que me gusta.

  9. Hola Luz! que manera de evocar la infancia mas bonita y mas compartida con muchas/os, yo recuerdo con verdadero placer a las campurrianas de cuetara, esas ,migadas con neskuit eran lo mas! en mi casa tambien eramos de Neskuit, mi madre decia que con el colacao salian granos(ni idea de donde lo sacó)
    Como estoy a dieta no te digo que vaya a hacer las tuyas, pero no será por falta de ganas!
    Ya he visto que has avisado de los saquitos de filo, cuando repita( y me salga bien) te lo diré.
    buen domingo!

  10. Mira lo que te digo me pongo ya mismo a prepararlas, se me antojan un montón. Yo de peque mis favoritas eran las Napolitanas, las Perrunillas, chiquilin y las maría , lo mejor, mojarlas en la leche y hacer una super papilla que estaba en su punto cuando la cuchara se aguantaba de pie,jaja, mi madre lo odiaba,jaja.Mil besos guapetona

  11. No podría decirte que me ha gustado más, si el texto o el video.
    Soyuna nostálgiga y todo lo que narras me resulta tan familiar…
    Pero no le voy a quitar mérito a la receta. Te quedaron estupendas, vamos, para meterse en la boca todas las que quepan, incluso con foie gras.

    Un abrazo

  12. ¿Masguardaoalguna?

    Mami también hacía unas galletas deliciosas aunque yo odiaba las Maria Fontaneda o con cuanquier otro apellido, solo las soportaba rellenitas de mantequilla, pero de estas tuyas me comería más de una. Por cierto, rellenas de mantequilla ahora me encantan, a la vejez viruelas jajaja

    Buen sistema de molde el tuyo.

    ¿Ya estas guena del to? ¡Ah! y me gusta tu nuevo avatar.

    Besitos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *