Patatas bravas

Estos días de Semana Santa me han servido para desconectar haciendo lo que más me gusta, a saber: Dormir, pasear, leer, necesarias compras, salir fuera a comer, y algunas otras más que no vienen a cuento. Me siento renovada, aunque un poco antigua.

Tengo que flojear un poco y poner aquí una receta facilísima que hemos hecho todos alguna vez. Una chica me preguntó cómo podría unir la mayonesa con el sabor del mojo picón. Yo no me he complicado mucho, desde niña adoro esa salsa con «papas arrugás», pero creo que hay tantas recetas como familias canarias donde se hace. La mía tiene una historia entrañable que tampoco viene al caso, pero no es apta para mezclarla con la mayonesa, por eso recurrí al mojo comprado en cualquier súper, que no está malote.
Ni siquiera le hice foto, no dio tiempo.

14 thoughts on “Patatas bravas

  1. Cuando se descansa un poco parece que te quitas años.
    Esas patatas están para meter el tenedor, yo las he comido en algún sítio con las patatas fritas y en otros con las patatas cocidas, sinceramente no se cual es la forma original.
    un beso

  2. Ese tipo de vacaciones hay que hacerlas de vez en cuando porque sirven realmente para recuperarse.
    Las patatas bravas tienen que estar muy buenas, las haré un día para tomar un vermutito.
    Un beso
    rosa

  3. A pesar de la lluvia tan intensa que padecimos estos días, yo tambien pude desconectar e irme a descansar a Noia. Hace falta de vez en cuando un relax.
    De la receta decirte que en cuanto la vea mi costillo, me la va a pedir, así que ya me voy a comprar los ingrs. cuanto antes.
    un biquiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *